Viajar es bueno y aumenta la cantidad de neuronas

¡Lo que impulsa a los seres humanos es la búsqueda del placer! ¿Y a quién no le gusta viajar? ¡El simple hecho de idealizar y planificar un viaje ya causa emoción! No importa si es para otro país, estado o incluso una ciudad vecina. La expectativa de lo que conocerás: Los lugares, las personas, los sabores son sentimientos que se renuevan continuamente en los viajeros.

Los eruditos dicen que viajar “es nuestra naturaleza”. El psicólogo inglés Howard Gardner demostró que viajar trae mucha más felicidad que dinero al analizar el grado de satisfacción entre una persona que había ganado un buen premio de lotería y alguien que había viajado o tomado vacaciones más de una vez durante el año.

Una de las explicaciones de este sentimiento de logro es el sentimiento de control de la propia vida, el hecho de desarrollar nuestra capacidad para relacionarnos con los demás; La práctica también estaría relacionada con el aumento de neuronas. Eso es porque las experiencias vividas durante los viajes crean nuevos circuitos en nuestro cerebro, mejoran nuestra memoria y nos estimulan a adaptarnos.

Jeroen Nawijn, investigador de la Universidad de Ciencias Aplicadas NHTV Breda en los Países Bajos, estudia la relación entre los viajes y la felicidad y recopiló datos sobre el estado de ánimo de 481 turistas de 68 nacionalidades diferentes que estaban en Ámsterdam. Encontró que el 80% de ellos se declararon satisfechos con su propio viaje (normalmente el porcentaje no supera el 60%).

Quien viaja tiene qué contar y a quién contar. ¡Viajar! Historias en vivo! Sea feliz

Los eruditos dicen que viajar “es nuestra naturaleza”. El psicólogo inglés Howard Gardner demostró que viajar te da mucha más felicidad que dinero. Esto es después de analizar el grado de satisfacción entre una persona que había ganado un buen premio de lotería y alguien que había viajado o tomado vacaciones más de una vez durante el año.

Una de las explicaciones de este sentimiento de logro es el sentimiento de control de la propia vida, el hecho de desarrollar nuestra capacidad para relacionarnos con los demás; La práctica también estaría relacionada con el aumento del número de neuronas. Eso es porque las experiencias vividas durante los viajes crean nuevos circuitos en nuestro cerebro, mejoran nuestra memoria y nos estimulan a adaptarnos.

Jeroen Nawijn, investigador de la Universidad de Ciencias Aplicadas NHTV Breda en los Países Bajos, estudia la relación entre los viajes y la felicidad y recopiló datos sobre el estado de ánimo de 481 turistas de 68 nacionalidades diferentes que estaban en Ámsterdam. Encontró que el 80% de ellos se declararon satisfechos con su propio viaje (normalmente el porcentaje no supera el 60%).

Quien viaja tiene qué contar y a quién contar. ¡Sea feliz! ¡Viajar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.